El Rol del Profesor en el Constructivismo

“Le dimos la vida al rock, y a mí me la devolvió. En otros casos no fue así y muchos amigos dejaron su vida en el camino. En el mejor de los casos se dejaron el hígado.” En esos círculos más intelectuales tal vez no podría comparar a la educación con el mitificado mundo del rock, y mucho menos con esta frase del errante poeta musical y argentino Andrés Calamaro (Diario El Clarín, Mayo 2015). Sin embargo, hoy me atrevo a decir que la educación y el mundo artístico no son tan distintos. A pesar de los malentendidos sobre el rol del profesor, nadie que participe en la educación institucional puede negar que esta profesión exija la vida, que a veces devuelve pero que en otras reclama permanentemente. El educador adopta, en el mundo del constructivismo, una posición como guía o facilitador en el aprendizaje del estudiante, pero no puede en ningún momento rechazar su figura como modelo aspiracional. El maestro se convierte automáticamente en una figura de autoridad que debe cumplir con requisitos extraordinarios para cumplir con su profesión al máximo. El Dr. Adolfo Obaya Valdivia explica mejor la función del profesor: “es enlazar los procesos de construcción del alumno con el saber colectivo culturalmente organizado. Esto implica que la función del profesor no se limitara a crear condiciones óptimas para que el alumno despliegue una actividad mental constructiva, sino que debe orientar y guiar explicita y deliberadamente dicha actividad”.

Día con día, se forma el futuro del país frente a nosotros y con nuestras enseñanzas. Y el constructivismo puede ser un modelo perfecto para hacer esta tarea de excelente manera… pero solamente si se cumple realmente con las características que este marca. Si no se toman en cuenta esas consideraciones, lo más probable es que nuestra labor educativa pierda el sentido y la educación naufrague. En el constructivismo, el rol del profesor en la clase no disminuye, como muchos han teorizado durante los últimos años, sino que cambia y se nivela con el rol del estudiante, cuya importancia crece. Claro que es más fácil encontrar la importancia del rol docente cuando sus funciones se limitaban a dictar, exponer algunos temas y regañar a los alumnos por sus faltas en la conducta; sin embargo, al día de hoy el profesor tiene mucho mayores responsabilidades si quiere cumplir con los requisitos del constructivismo aunados con los retos que representa vivir en una sociedad donde los jóvenes tienen en la palma de su mano acceso a la base de datos más grande jamás creada: internet. El maestro debe conocer mucho más información que antes, convertirse en una especie de gurú en su materia para poder responder las dudas y profundizar más allá de lo que encuentras en las páginas de Wikipedia. Así mismo, los problemas de conducta ya no representan solamente eso, sino que son indicadores de problemas con mayor importancia: bullying, depresiones, problemas familiares, etcétera (qué no significa necesariamente que el docente tenga que tratar estos problemas directamente, pero si necesita identificarlos y canalizarlos correctamente).

Por la misma consideración a estos retos, y muchos más que no hemos tratado en este escrito pero que existen en los centros escolares, es que el constructivismo busca dotar a los alumnos del poder para participar en su propia educación. Él debe ser el primer interesado en construir el conocimiento y desarrollarse de la mejor forma, motivado por los demás actores sociales que lo rodean (padres de familia, maestros, amigos, etc.) y auxiliado por los recursos que presuponen sus derechos primordiales.

De esta forma, es más sencillo ver que el constructivismo tiene sus bases debidamente asentadas y que la relevancia que adquieren tanto maestro como alumno es necesaria para que la educación funcione correctamente y de acuerdo a los retos que se presentan al día de hoy.

 

BIBLIOGRAFÍA

Slusarczuk, E. (23 de Mayo de 2015). Andrés Calamaro: “Le dimos la vida al rock, y a mí me la devolvió”. El Clarín. Recuperado de:

http://www.clarin.com/extrashow/musica/Andres_Calamaro-El_Salmon-Paracaidas_y_vueltas-diarios_intimos-rock_0_1362464173.html

 

Obaya, A. (2000). La concepción constructivista en la educación basada en competencias. FE S – Cuautitlán UNAM.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s