Guardiola, Mou y La Masia: El Futbol como modelo educativo

Los caprichos de un balón tienen la capacidad de encerrar lecciones escondidas tras triunfos, fracasos y un trabajo arduo perdido en mitos o leyendas. Sin ponemos atención, esas lecciones incluso nos pueden enseñar cómo mejorar la educación.

Es importante analizar el estudio de los grandes filósofos y las mentes brillantes de la psicología/pedagogía, pero los educadores modernos tienen que ubicar su mirada en casos de éxito ocurridos sobre las habilidades que necesitan dominar en su diario quehacer. Los directores técnicos –mencionados muchas veces como mentores, guías, entrenadores, dirigentes o figuras paternas– tienen dentro de sus actividades muchas que pueden ser vinculadas al oficio docente.

Dudar, por ejemplo, sobre el parecido propio con los estilos de Guardiola o Mourinho puede ser un ejercicio menos ocioso y más profundo de lo pensado. Aunque no únicos en el abanico de posibilidades técnicas, ambos entrenadores presentan la ambivalencia ética de un adolescente pasmado: ganar a pesar de todo o jugar sin pensar en nada. El juego puede definir a las razones más arraigadas de nuestra ética personal, pues esto representa la actividad más importante dentro de lo menos importante en nuestro universo social; es la escenificación diminuta de las emociones agrandadas.

Arropar a los jugadores, tomar la culpa en las manos o arrojarla en las caras de nuestros subordinados; son opciones que se presentan en los vestidores del futbol y en las aulas dentro de las escuelas. No podría ser más cierto que en los tiempos modernos, donde los sistemas basados en las competencias y el desarrollo de proyectos eliminan la separación casi divina del maestro y el alumno y nos sitúan en un lugar muy similar al que tiene un Director Técnico y su equipo: todos juntos hacia una meta común.

Escuelas y Sistemas Educativos –sobre todo aquellos que cubren varios niveles– podrían beneficiarse al analizar procesos como los que utiliza La Masia, escuela de futbol manejada por el Barcelona.

Escuelas o Sistemas Educativos –principalmente quienes cubren varios niveles– podrían beneficiarse de un análisis complejo de procesos utilizados por escuelas de futbol como La Masia, manejada por el Barcelona. Educar jóvenes por diferentes etapas entendiendo sus necesidades específicas es un punto clave en la formación de ciudadanos y profesionistas exitosos, y las claves pueden estar en mayor o menor medida dentro de esas paredes. Incluso podría ayudar en la integración dentro de las empresas dentro de la responsabilidad de educar.

Es obvio que el futbol no dará todas las respuestas para mejorar la educación; sin embargo, este es un rompecabezas de tal complejidad que cualquier avance importa.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s